Síguenos en:     
   636 90 32 01
   info@natursaludcadiz.es
     C/ Carretera de Sancti Petri Nº 75, Chiclana, Cádiz.

blog slider

Uno solo quizá sí pueda

Hasta los niños parecen aprender rápidamente a conformarse. Y eso no parece bueno. Pero hoy no voy a hablar de educación. Lo que es cierto es que el poder de la comunidad es grande, para lo bueno y lo malo. Los niños intuyen rápidamente que la fuerza del grupo es mayor.

Pero las decisiones del grupo, de esta sociedad, no han sido acertadas. Quizá también porque nunca las tomaron como grupo sino más bien unos pocos que se erigieron en portavoces y, por tanto, poderosos. Ha llegado el momento, cuando parece que no puede haber marcha atrás y que la humanidad ha activado su cuenta atrás, algunos no nos conformamos y creemos que sí hay algo que hacer.

Y sólo hay una forma de hacer las cosas, para lograr un cambio hay que cambiar algo y hay que empezar por uno mismo. No cabe otra. Muchos pequeños cambios es lo que logra hacer una transformación grande en un determinado ámbito. Esto es aplicable a cualquier cosa que desee uno transformar.

En la salud, si uno va cambiando hábitos todo se va transformando a su alrededor. Poco a poco se va buscando, por ejemplo, los alimentos más saludables. De unos años a esta parte han cambiado mucho los alimentos que ofrecen los estantes de las cadenas más importantes de alimentación y, aunque estén muy lejos de lo ideal, tenemos más productos integrales, sin gluten, sin lactosa, con menos grasas y con otras fórmulas y componentes más saludables no habituales hace unos años.

Es obvio el impulso de las asociaciones agroecológicas que siguen haciendo su labor de apoyar a productores y artesanos de lo natural, así como una difusión de su importancia para la población. También el de los distintos clubs deportivos en el fomento de la práctica del deporte. Pero también es obvio que estas asociaciones y clubes están inspirados por personas que han creído en su capacidad individual para poner en marcha y sostener en el tiempo algo que afecta directamente al resto de congéneres.

En el campo social también estamos hartos de ver cómo las mejores ideas han surgido de las personas que han creído en sí mismas y han llegado a crear empresas o movimientos que son inspiradores para todos y han dado frutos importantes aunque sólo haya sido en determinados momentos o periodos de necesidad.

El verdadero cambio es el que nace de las personas, del interior de ellas, hacia los estamentos más altos: sociales, políticos, empresariales, etc. En la dirección contraria suele hablarse de imposiciones que provocan rechazo y generalmente no atienden al bien de cada uno de nosotros.

Aunque no lo parezca, es muy importante que cada uno crea en sí mismo y haga lo que su naturaleza le pide, siempre con el ánimo maximizado, sin atender a los problemas que se plantan de inmediato enfrente ya que siempre, siempre, existe una salida y paso a paso se va encontrando un camino. No hay problema sin solución. Se trata de abrirse e interiorizar, de contrastar información y buscar la inspiración de las emociones, de aventurarse con tranquilidad, puede que con dudas pero con voluntad inquebrantable.

Así, en el camino del cambio van surgiendo otras personas que apoyan, sugieren e inspiran. Así, sin esperar nada viene todo y lentamente en un instante ha pasado el tiempo y estás en otra situación, mejor que antes. Cada uno va a su ritmo, por caminos distintos pero paralelos. Todo va cambiando a mejor y es gracias a ti, el verdadero creyente, el que cree en ti.

Por cierto, ¿alguien más quiere bailar conmigo?